viernes, 20 de noviembre de 2015

SOBRE PARÍS



Anoche,
en nombre de Dios,
llovieron lágrimas sobre París.
Y balas de Kalashnicov.

Anoche,
en nombre de Dios,
las aceras se regaron
de odio sangre y horror.

Las miradas desvalidas
se protegían en las esquinas.

Anoche,
en nombre de Dios
pude ser yo,
o mi hijo,
o mi mujer
o mi amigo.

La sangre derramada
en los adoquines.




Anoche,
también anoche
en nombre de Dios,
llovieron bombas
sobre Bagdad y Beirut,
sobre Palmira y Alepo,
Ramala, Gaza,
Faluya,Mosul...

Bombas asépticas y lejanas.

La sangre inocente
no  salpicó.


Anoche,
en nombre de Dios,
ese Dios de tantos nombres,
anoche,hace cien, mil años.

Siempre el Dios 
de las mil caras
y ávido de sangre.

1 comentario: