miércoles, 16 de noviembre de 2016





ROMA

No visité a David,
ni acudí a las basílicas,
no fui a ver al pontífice,
ni a su casa,
ni a su plaza.
no visité los museos
ni las tiendas de moda,
no compré souvenirs.




Tan solo 
me dejé llevar.




El tráfico denso y caotico
los autobuses atestados
donde nadie paga,
los adoquines calientes,
fuentes frescas 
callejuelas olvidadas,
umbrías acogedoras,
trajín de gentes
y dolor de pies.


Arrastrado,
obligado por la multitud inclemente,
apareció ante mí 
el foro derruido.....



Me senté en el centro de la tierra
con Collen,
me dejé empapar
por la fuerza telúrica
de la historia....


....Me desperté.

Atardecía.




PARA CUANDO NO ME ACUERDE



Para cuando no me acuerde
voy dejando señales,
dobleces en las hojas,
muescas en las imágenes,
hitos en los caminos.


Guardo celosamente los momentos,
algunos días
y pocas palabras.


Para cuando no me acuerde.
    

Lo demás, lo malo ,lo superfulo
quedo posado
en el alivio del olvido .

jueves, 10 de noviembre de 2016







LLUIS




Reivindico tu viaje
dese los surcos
de vinilo añejo.

Tu viaje
a islas imposibles,
a islas míticas 
cabalgando
armonías bellas
en la melodía
varonil y grave
de tu voz añorada,
de tu voz callada.



Desde el hastío
(el que supongo tuyo)
reivindico tu obra,
reivindico tu vida.

viernes, 4 de noviembre de 2016












LOS CASTILLOS DE FITO


Todos sus castillos
son de arena
y frágiles sus sueños.


Grumete
entrado en años,
el pendiente, la gorra,
el cigarro eterno....


Marinero en tierra.

Se la desgranan 
las canciones
siempre buscando sirenas,
chicas malas,
impredecibles,imprescindibles,
lúdicas y egoístas.
En castillos
que al final
se deshacen con las olas.



lunes, 24 de octubre de 2016




MALENA

I


Malena no es de carne,
su materia se desvanece en ecos
por los viejos arrabales.

El Polaco 
dice que Malena canta tangos
con la voz rota de aguardiente,
que es hermosa y desdichada,
que tiene pena de bandoneón.
Dice que se consume
poco apoco,
en cada trago.
En cada estrofa
se desgarra en las tabernas.


 Solo Goyeneche la vió,
en un instante,
a lo lejos, desvaneciéndose.
Solo Goyeneche la oyó.


Se le erizó la piel....




Desde entonces
se desgañita la voz
llamándola,
cantándola.
Pierde la vida 
buscandola.

Desde entonces
el bandoneón suena aún más triste
y Malena tiene nombre de tango.





II


Buscando a Malena
le cegó la oscuridad
amortiguada levemente
en las esquinas,
cortada a cuchillo
en el centro.


La pareja baila
ceñido y brusco.
Manda él  
y ella se deja llevar,
pasan de la fuerza
a la sutileza,
de la sensualidad
a la languidez
inadvertidamente.


Desde la barra
la mirada torva,
fija en un punto
indeterminado.
La sonrisa canalla,
rota,
acariciando con dulzura 
la mariposa
se acerca despacio,
saboreando los pasos,
sin pausa.

Che boludo que hacés.
Buscaba a Malena.


Suena "Pichuco" a lo lejos.

Los bailarines detienen su danza,



Se fue
se esfumó hace tiempo,
tal vez volvera,
tal vez no
con ella nunca se sabe.


Goyeneche
quedó esperándola
abatido
en la mesa sucia,
sin esperanza.


El bandoneón ,
"Pichuco,
deslavazado,herido,
sonaba más triste que nunca. 

















jueves, 20 de octubre de 2016




EN LA ESTACIÓN



Sentado en la estación.
Con Vetusta.
Intentando
(con el equilibrista imposible)
aprender a cerrar paréntesis
que nunca se abrieron,
romper burbujas sutiles,
tan transparentes,
que tal vez nunca existieron.
No pisar,no oir nunca más 
baldosas amarillas.


Volver a la realidad
implacable.


Sentado en la estación,
solo,
(el equilibrista se fue,
tambien Vetusta).


El tren se acerca ...


Tomaré rumbo
sin la Rosa de los vientos,
tomaré tierra.
Me ire hacia el mar frío
y los dias pasaran
lentos, densos y melancólicos.


Encontrare el alivio de la lejanía,
la muerte del olvido.

miércoles, 12 de octubre de 2016











LA SONRISA DE LA ESTATUA


Tenue,
detrás de torre
ilumina la arboleda.


Rubia y metálica,
dulce e inmóvil,
casi imperceptible,
formando parte del paisaje.



Fundida en el.


Solo algunos
saben sentirla sin mirarla,
cuando casi la tocan
al pasar,
en el aire,
en la memoria colectiva,
en la melancolía
que suscita su presencia.